Tecnoamistades peligrosas

Nunca fui capaz de guardar la pluma en el cajón del olvido. Siempre tuve a mano este teclado por donde pasan cientos de miles de emociones por segundo, siempre tuve la oportunidad de contar a este blog más cosas que las que cualquier persona en este mundo podría...