Acontecimientos inútiles

Mientras el verano se convierte en un parpadeo, el otoño va entrando por las rendijas de mis entrañas, como el veneno entra en tu piel, como el amor, con palpitaciones, acaba tocando tu cuerpo. Y es que, a veces se hace tan difícil controlar el tiempo que un suspiro...